Anterior

Artistas

ANA LUIZA MAHLER

Ana Mähler entró en contacto con la arquitectura a la edad de siete años, cuando se estaba construyendo la casa de su familia, ubicada en el campo de su estado natal, Rio Grande do Sul. Habiendo descubierto su vocación, inmediatamente comenzó a diseñar residencias, sueños e ideas. La Universidad UniRitter se convirtió en el hogar de Ana, quien rápidamente vio su mundo transformado por el Modernismo. Graduada en 2007, Ana abrió su estudio de arquitectura enfocado en Diseño de Interiores, Hogares, Negocios y Arquitectura Naval. Con un creciente deseo de profundizar en el diseño de interiores, terminó un posgrado sobre el tema en 2009, también en UniRitter. Lo más destacado de la cartera de Ana son sus proyectos navales: los barcos y los astilleros muestran versatilidad y ofrecen la perspectiva de que los barcos son la extensión de un hogar. Proyectos similares tienen mayor repercusión gracias al refinamiento que aportan las modificaciones sugeridas en cuanto a funcionalidad. Modernista en el concepto, pero no en el estilo: las propuestas de Ana encajan con precisión en el gusto y la historia únicos de cada cliente. Su objetivo es hacer realidad los deseos de sus clientes, siempre teniendo en cuenta los sentimientos y sensaciones para crear ambientes que serán parte de sus vidas y que les brinden bienestar. La arquitecta cree que una casa es un gran narrador e incita a sus clientes a crear composiciones personalizadas y vanguardistas.

 

Además de descubrir su profesión, Ana también se puso en contacto con la pintura. En el atelier de Vera Wildner se encontró en el neoconcretismo y comenzó a construir un portafolio artístico que explora la geometría, los colores, las estructuras y los límites del lienzo, que intenta cruzar, explorando las fronteras. En palabras de Ana Zavadil, la herencia de la elección de Ana Mahler queda clara cuando se ve la firmeza de las líneas rectas, de los colores que no dan lugar a la corrupción, en todo lo que se diseñó, trazó y coloreó milimétricamente. El espacio construye otros espacios a través de la línea que impone límites al color, creando un degradado o combinaciones cromáticas. El color cambia en función de la luz, cubriéndose de matices según se mire la obra. La característica tridimensional del espacio se logra a través de los colores y sombras y la relación entre los planos, cuando los colores ganan grosor y / o densidad. Los grises desgarrados por matices de diferentes tonalidades del mismo color o por un color fuerte, o incluso por escaleras de colores, elemento recurrente en la obra de Ana, crean modulaciones como si fueran puntadas que unen lo imaginario y lo simbólico.

 

El año 2014 marcó un hito en el desarrollo de su carrera: Ana participó en diez exposiciones. Su primera exposición individual consistió en una serie de quince piezas inspiradas en el edificio de la Fundação Iberê Camargo, ubicado en Porto Alegre. La obra Escada 15 ganó un premio (Prêmio Aquisição) promovido por el Ayuntamiento y se convirtió en una obra permanente expuesta en la colección de arte de la Diputación Provincial de Porto Alegre. Ana Mähler se mueve entre los dos mundos convergentes con precisión y sensibilidad.

ARTE

ARQUITECTURA

ETERNO1.26X97 CM

   ACRILIC  ON CANVAS

REFLEX SERIES

La serie Reflexes trabaja con la pintura y el plano, a través de la representación de espacios arquitectónicos, con colores más sobrios y zonas brillantes, que provocan un efecto de reflexión de la luz, pintado con laca brillante. Hecho en un período de introspección de la artista después de la muerte de su maestra, Vera Wildner. "He estado pensando mucho en el legado que me gustaría dejar, ¿la gente lo piensa?", dice la Sra. Mahler, que cree que la vida es un reflejo de nuestras actitudes.

CONCRETO EO INCERTO

ACRYLIC ON CANVAS

100X100 MTR

CONFI 1.24X91X3.00 CM

   ACRILIC ON CANVAS

 NADA 190X190

ACRILIC ON CANVAS

ENTORNO 1.24X 97 CM

   ACRILIC ON CANVAS